Bolsonaro gana las elecciones en Brasil pero irá a segunda vuelta con Haddad

171

El candidato de ultraderecha Jair Bolsonaro se impuso en la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Brasil pero deberá ir a un balotaje a finales de este mes al no alcanzar el 50% más 1 de los votos válidos requeridos para imponerse en la primera vuelta.

Bolsonaro, un polémico excapitán del Ejército que ha expresado nostalgia por el régimen militar brasileño, obtuvo 46,03% de apoyo, seguido por el exalcade de Sao Paulo Fernando Haddad, con 29,28%, de acuerdo con los resultados divulgados por el Tribunal Supremo Electoral.

Haddad asumió la postulación por parte del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), después de la renuncia a la candidatura del exmandatario Lula da Silva, quien se encuentra preso luego de haber sido condenado a 12 años de cárcel por corrupción.

En número de votos, la diferencia entre ambos candidatos es significativa: Bolsonaro supera los 48 millones mientras que Haddad alcanza a 30 millones.

En todo caso, como ninguno de los aspirantes logró obtener 50% más 1 de los votos válidos, los dos deberán medirse en una segunda vuelta prevista para el 28 de este mes.

146 millones de electores estaban convocados en todo Brasil para participar en estos comicios, en los que además se escogieron 27 gobernadores, 54 senadores, 513 diputados federales y 1.059 diputados estatales.

A lo largo del día se reportaron largas filas de personas en los centros de votación.

Luego de conocerse los resultados de las votaciones, Bolsonaro dijo que Brasil se encuentra el borde del abismo y que, si vence en segunda vuelta, liberará a los productores de la presión del Estado, bajará los impuestos, reducirá el tamaño del Estado y privatizará algunas empresas.

“No queremos el regreso del tipo de gente que ha traído lo peor de la política al Palacio de Planalto”, dijo en un mensaje en redes sociales en referencia a la posibilidad de que sus adversarios del PT lleguen a la presidencia.

Bolsonaro habla de un Brasil al borde del colapso donde narcotraficantes y políticos roban impunemente y reina la amoralidad. Se ha manifestado a favor de flexibilizar las leyes de tenencia de armas para que la gente pueda protegerse, darle rienda suelta a la policía y restablecer “valores tradicionales”, una frase que ha causado desasosiego debido a sus halagos hacia la época de la dictadura y sus insultos contra las mujeres, los negros y los gays.

Haddad ha prometido dar marcha atrás a las reformas económicas del presidente Michel Temer que dice que han deteriorado los derechos de los trabajadores, para aumentar la inversión en programas sociales y recuperar los años de auge que Brasil tuvo bajo su mentor, Lula.